Consejos > Compruebe su estado de conservación ...


Cuando visite un piso, deténgase primero en observar el estado de conservación del edificio y los servicios comunes de que dispone. Cuanto más deteriorado está el inmueble, más gastos de conservación habrá que afrontar en el futuro.

No dude en preguntar a los vecinos que ya residan allí. Revise la vivienda. Fíjese en posibles grietas o humedades. Compruebe el correcto funcionamiento de las instalaciones, tales como calefacción, aire acondicionado, grifería, y también de las piezas móviles, como son las puertas, ventanas y persianas.

Preste atención a los ruidos, tanto interiores como exteriores; los primeros pueden reducirse con un correcto aislamiento, pero los segundos son más difíciles de eliminar. La calidad de la conservación va a determinar el valor del inmueble. Si tiene alguna duda, una sociedad de tasación puede asesorarle.

Recuerde: Observe el estado de conservación del edificio y no dude en comprobar el estado de las instalaciones y piezas móviles de la vivienda .Si no lo tiene claro, consulte con un profesional