Consejos > Y al conjunto de relaciones con la entidad...


A medio plazo lo que realmente importa es el balance del conjunto de relaciones que mantenemos con una entidad financiera.

Aunque el precio del préstamo hipotecario es un factor muy importante, hemos de valorar el conjunto de productos y servicios que nuestra entidad nos ofrece, no sea que lo que creemos ahorrar por un lado, lo perdamos por otro.

La condición de ser cliente es básica en un producto a tan largo plazo como el hipotecario.

Pueden surgir imprevistos durante ese periodo que pueden exigir una nueva negociación, al margen de los pactos en la escritura. Ejemplos típicos son los casos de las novaciones (modificación de las condiciones del préstamo), o si surge alguna dificultad económica y tenemos que solicitar un periodo de espera.

Por último y dado que nos vamos a convertir en clientes de una determinada entidad, debemos asegurarnos que mediante sus productos y servicios serán capaces de satisfacer nuestras necesidades durante los próximos años.